lunes, 18 de abril de 2011

Elementos que conforman la realidad de la Pedagogía del Trabajo: la educación, el trabajo y el sujeto en formación.

El ámbito Educativo: La formación profesional se concibe como un proceso de  educación permanente, debido a los constantes cambios económicos que afectan la estabilidad laboral. Es por esto que las empresas van requiriendo nuevos conocimientos, actitudes y habilidades en sus trabajadores. Por lo tanto, la educación debe dar respuestas a las exigencias del mercado.
En primer lugar, la educación debe capacitar a los trabajadores para adaptarse a los cambios experimentados en su trabajo, es decir, debe proporcionar una formación continua que posibilite la actualización de los profesionales, la potenciación de sus competencias y el desarrollo constante de la organización en un entorno cambiante.
El sistema educativo formal proporciona la formación profesional inicial y el sistema de educación no formal, nos entrega la educación continua, en otras palabras,  la formación ocupacional. Tiene un carácter temporal y la formación ocupacional tiene como objetivo, como indica su nombre, la preparación de las personas para facilitar su ocupación, su inserción o reinmersión en el mercado de trabajo.

El ámbito del Trabajo: Se concibe al trabajo como un medio de formación para la persona, como instrumento para el desarrollo integral del individuo. Por lo tanto, en el lugar de trabajo, es decir la empresa tiene como misión promover el desarrollo de las competencias laborales de sus trabajadores, a fin de contribuir a un adecuado nivel de empleo, así mismo mejorar la productividad de los trabajadores, y lo más importante, la calidad de los procesos de trabajo de sus empleados.
El lugar de trabajo debe fomentar el desarrollo de aptitudes y competencias en los trabajadores que faciliten su acceso a puestos de mayor calidad y productividad, de acuerdo a sus aspiraciones e intereses y los requerimientos del sector productivo. De acuerdo a las políticas de capacitación.

El sujeto en formación: En la pedagogía del trabajo,  la formación se concibe como un proceso sistemático y planificado orientado a desarrollar los conocimientos, las habilidades y las actitudes a través de la experiencia de aprendizaje de los trabajadores, es decir, se parte desde una base, desde un conocimiento previo del individuo para perfeccionarlo en el desarrollo de su oficio o profesión, para que este pueda optar a mejores salarios, oportunidades laborales o iniciarse en el trabajo laboral. 
La formación se orienta al desarrollo del profesional en el contexto específico del trabajo.
Puede estar destinada a personas desocupadas que, bien no han trabajado nunca por no poseer una preparación profesional específica, o a personas que poseen una profesión que se encuentran en situación de laboral o desempleo. En el primer caso su objetivo es optimizar las competencias del profesional activo, mientras que en el segundo caso la formación va dirigida a insertar laboralmente al desocupado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada